jueves, octubre 30, 2008

Renovando fuerzas



He centrado toda mi atención, en muchas cosas menos en Dios. Aveces sin querer nos dejamos envolver por el mundo y sus cotidianidades.

Somos de Dios y en definitiva no podemos vivir sin él.

Aqui les presento el salmo de hoy. Pidamosle a Dios la fortaleza.


Salmo Responsorial Salmo 143

Bendito sea el Señor,
mi fortaleza.
Bendito sea el Señor,
mi roca firme; él adiestró
mis manos y mis dedos
para luchar en lides.
Bendito sea el Señor,
mi fortaleza.
El es mi amigo fiel, mi fortaleza,
mi seguro escondite, escudo
en que me amparo,
el que los
pueblos a mis plantas rinde.
Bendito sea el Señor,
mi fortaleza.
Al compás de mi cítara, nuevos
cantos, Señor, he de decirte,
pues tú das a los reyes la victoria
y salvas a David, tu siervo
humilde.
Bendito sea el Señor,
mi fortaleza.

4 comentarios:

Valentín dijo...

Amen. Que sea siempre nuestro Dios amparo y fortaleza en momentos de tribulaciones y desesperación que atravesamos!
Mientras, te dejo un fuerte abrazo y un beso con mucha fé, con mucho cariño!
:) como estas?
Todo bien?

Dulciblue dijo...

Gracias Valen...

Un beso...

trabajando en grande! Ignorando algunas situaciones.

Santa Claus dijo...

Siempre me ha gustado ese Salmo...Bendiciones para todos!

Dulciblue dijo...

Hola Santa, muchisimas gracias por dejar bendiciones por este espacio...

Un gran bexo!!!