viernes, septiembre 05, 2008

Sin querer...







Sin querer, sin buscarlo ni desearlo, el espíritu material de las cosas envuelve tu ser y te encuentras arropado entre las criticas excesivas de una sociedad cada vez mas perfeccionista.

Quizás no sean sus palabras las que mas hieren tu alma, gastando de a poco tu estima sino mas bien la explotación de los medios de comunicación sobre lo que debe ser el cuerpo y lo que verdadermante es primordial.

Poco importa que seas sincero, sencillo, leal sino tienes una panza plana, un busto de 38B, una cintura de 59 y los gluteos de 90 cm. Es increíble como a todo se le pone una medida, un estándar, un perfecto ojo de revisión.

No se como llegue a el estado de bajo cero o casi... Quizás mi subconsciente se saturó de todo la publicidad barata que se comercializa en donde tomar una cerveza fría es sinónimo de una mujer toda esbelta, provocativa con las medidas del patrón de fabrica social o tal vez los comentarios de los chicos o la misma negativa de los hombres al encontrarse con alguien que simplemente hace la diferencia.

Todo se gasta, se va, se esfuma. Los cabellos se vuelven blancos a pesar de todos los tintes para cubrir su verdadera esencia. Los labios que una vez pudieron ser carnosos se vuelven arrugados. La piel se convierte en células muertas que ni 5000 crujías puede hacerla renacer.

Y así vemos el mundo vuelto loco y sin idea llenandose de cosas, tratando de modelar la mejor de sus poses. La que tiene los pechos pequeños se esconde por miedo a no ser aceptada mientras la que lo tiene grande esta cansada de su situación y decide reducir su medida.

Nadie esta conforme, ni si quiera la o el que se pasa mas de cinco horas a la semana en un gimnasio moldeador de figuras perfectas por que siempre hay algo mas que sobra y que sin lugar a dudas hay que eliminar.

Quizás hoy sea uno de esos días en que dejo sacar la parte mas sensible de mi persona y desahogo mis quejas de este mundo contaminado de materialismo.

Sí, lo reconozco. No se que ponerme para mañana. Tomando en cuenta que deseo de todo corazón no salir, mas tengo clases y debo enfrentarme a un espacio lleno de chicas diseñadoras y estudiantes de modelaje. (vaya cosa...)


No tengo dudas... Soy hermosa, me siento bien con lo que Dios en su infinita bondad me regaló pero lo mas especial de mi no se encuentra en el exterior sino en el interior, aquella parte en la que tienes que tratarme para poder deleitarte de mis cualidades personales.


Subiendo a un grado mas (rumbo a la mejoría) se despide Bajo cero...

8 comentarios:

Ricardo J. Román dijo...

Mira, chica bajo cero, lo que has dicho es una gran realidad. No hace falta tanta imagen en un mundo tan comercializado. Pero dile esos a los miles de miles de capitalistas que día a día colman sus carritos de compras con perfumes costosos y ropa de marca. Dile a las millones de mujeres sobre el uso y operación de bustos. Dile a las millones de mujeres que se conformen con las uñas que Dios les dio, y no se hagan esas uñas acrílicas que, lejos de parecer mujeres, parecen gatas salvajes.

En este mundo son pocas las que piensan como tú, pero vamos... ¿quién dijo que pensar diferente es malo? Si a ti te parece bien tu lindo cuerpo, tu rostro y esos lindos ojos que tienes, ¿para qué más? No hace falta sino la confianza en uno. Lo demás es salud y bienestar, amiga. Lo que hablamos la semana pasada.

Besos ricos!

Dulciblue dijo...

Ricardin, apareciste como una pequeña nubecita llena de lluvia (que son tus palabras) para derretir todo este hielo.(la contaminación que hay en mis pensamientos y que ha provocado este sentir)

Muchisimas gracias por estar aqui y te prometo que después de hoy... Mañana estare mejor y mucho mas pensando que existen personas que piensan como vos.


Muchos besos

Luis Manuel Durán Cornelio dijo...

Perdona que te diga, pero lo que has escrito, aunque es una triste realidad, está precioso.

Eso que expones es uno de mis mayores temores en la vida. La fugacidad de la existencia, al final todo pasa y ¿qué queda? San Pablo ya nos ha dado la respuesta: "de entre todas las cosas el amor queda".

Dulciblue dijo...

Muchas gracias Luisma...

Creo que eso es lo mas importante por que mas alla de toda esta carne hay un espiritu

¿Algun gimnacio para fortalecer el espiritu y ponerlo en forma?

Por que con todos estos bom sociales hay que tener verdadera resistencia para no caer.

besos!

Saul dijo...

Te entiendo perfectamente, pero recuerda que por ahí tenemos nuestro club ;), para aislarnos de toda esta basura que esta de moda hoy día, donde el valor de las personas esta dado por el objeto que todos quieren y por esquemas de "belleza" comercializada, pensada, producida y distribuida para mentes plásticas y vacías.

Liliana dijo...

Muchachita que bello lo q escribistes
sin duda eres una personita mas que bella...y te encuentro mucha razon sobre toooodo en la ultima parte que haz escrito....
te doy un consejito... las chicas de plastico.. pasan...
las de verdad como tu son las que valen la pena y aunque este mundo va tan loco y apresurado, ten por seguro que aun queda gente que valora lo que realmente importa
cuidate muchito

Dulciblue dijo...

Gracias Saul.

Sabes... me encanta ese club!

Aunque tengo que actualizarme del programa de actividades y demás!

besos!

Dulciblue dijo...

Liliana!

Muchisimas gracias por tus hermosicimas palabras!

Tu tambien vales oro...

Un gran beso